It's never too late to be what you might have been!
It's never too late to be what you might have been
Por Un País Al Que No De Miedo Regresar by Sonia Valdés

Hoy se celebra el “Día de la Independencia” en El Salvador. Es la mayor fiesta cívica de nuestro país. Como su nombre lo indica, celebramos el ser independientes, libres de quiénes esclavizaron a nuestros antepasados durante muchos años.

Luego de leer las noticias sobre mi país y saber el temor con el que vive la mayoría de la población que se encuentra ahí y el terror que les da ir de visita a los salvadoreños que se encuentran en el exterior, me hago una pregunta: ¿Realmente somos libres? La respuesta obvia para mí es que NO.

El número de asesinatos sube constantemente, nada menos el mes pasado superamos los 900 homicidios mensuales. Los secuestros express están a la orden del día. Hay tiroteos en Soyapango que hacen que la gente tenga miedo de ir al lago de Ilopango (una de nuestras bellezas). Bombardeo de un hotel capitalino. Las cifras de muertes y violencia en El Salvador ya llegaron a un nivel de poner en alerta a los gobiernos de otros países para comunicar a sus ciudadanos de los peligros que corren al visitar nuestra nación.

¿El Salvador impresionante? Definitivamente nuestro país está lleno de abundantes bellezas naturales y atracciones turísticas. ¿Pero cómo queremos promoverlo fuera con la inseguridad y la violencia que se vive ahí? ¿Cómo podemos hablar bien de El Salvador, si nosotros mismos tenemos miedo por todo lo que ocurre?

Cuando supe que me habían aceptado en el programa de maestría en Alemania, le pedía a Dios cada día que me protegiera sólo unas semanas más, que me dejara vivir ese tiempo que me faltaba para llegar a un país seguro, donde no iba a tener que estar con la paranoia de ver sobre mi hombro, asustarme cada vez que una moto se acercaba o simplemente buscar valor para salir de mi casa y moverme únicamente en las zonas “seguras” para que nada me pasara.

¡Ahora no existen zonas seguras! Todo aquel que se encuentra en El Salvador corre peligro. Ya no es como antes que te enterabas de los crímenes a través de la televisión y le sucedían a personas que no sabías quiénes eran. Actualmente creo que no existe nadie que no conozca de primera mano a alguien a quién lo hayan asaltado, matado, amenazado, extorsionado, secuestrado, etc. ¡Todos somos un blanco! ¡Nadie está a salvo!

Realmente me causa una enorme tristeza saber que nuestro El Salvador se está hundiendo y que somos incapaces de unirnos todos para salvarlo. Seguimos dándole a toda acción un tinte político que no permite que seamos un sólo pueblo. Continuamos odiando, sintiendo rencor y buscando culpables. Los gobernantes que tenemos ahorita los eligieron los salvadoreños y pienso que lo correcto es exigirles que trabajen por nosotros y que saquen adelante a nuestro país, no que estén haciendo treguas con mareros o que incluso pretendan que surjan como una nueva fuerza política. ¡Parece que la estupidez no tiene límites!

Llevo un poco menos de un mes de estar fuera de El Salvador y todo lo que leo son pésimas noticias. Ni siquiera pudieron unirse para una marcha por la paz. Lo que oigo de todas las personas que están en el exterior es que tienen miedo de volver al país. Muchos no van ya ni de vacaciones, porque saben que el riesgo que se corre es altísimo. Sin embargo, duele saber que aunque nosotros estemos fuera de peligro y en países mucho más seguros (nunca es infalible), nuestros familiares y amigos siguen ahí sobreviviendo cada día y dando gracias por despertar una mañana más.

No dejemos que nuestro país se termine de hundir, no nos hagamos insensibles ante la muerte y el dolor de todas las familias que lloran a sus seres queridos. Trabajemos por incrementar la tolerancia, el respeto y el amor hacia nuestros semejantes. Depende de cada uno poner ese granito de arena para salvar a nuestra nación y parar la violencia que la embarga. Hagamos de El Salvador un lugar impresionante, donde todos se sientan seguros y puedan vivir en paz. Seamos realmente libres y celebremos la independencia por la que tanto lucharon nuestros próceres y demás ciudadanos hace 194 años.

¡Quiero un país al que no me de miedo regresar!

 

Suscríbete a mi newsletter